Carnaval de Huelva

Anuncios publicitarios

Carnaval de Huelva 

En los libros y anotaciones de los más viejos del lugar, es  donde se describe los principios del carnaval de Huelva. En la provincia, tan sólo las localidades de Isla Cristina y Ayamonte, mantuvieron la tradición de las máscaras tras la prohibición gubernamental de 1936, en la que se prohibieron todas las manifestaciones populares, era una forma de mantener al pueblo a ralla y principalmente el Carnaval ya que en su saber popular atacaba y criticaban de forma directa e indirecta las acciones de sus gobernantes, a fin de cuentas nos privaron de libertad.

El carnaval de Huelva, llamado también  el Carnaval Colombino, es actualmente el segundo carnaval más importante de Andalucía, y uno de los más importantes de España, debido a su tradición e historia, donde hasta la guerra civil era junto a Madrid el mayor referente en cuanto importancia del carnaval.

Estas fiestas datan de finales del  siglo XVIII  y principios del siglo XIX, 1930, alcanzando su mayor apogeo entre los años de 1885, siendo en el 1939, con la guerra civil, cuando el gobierno civil prohibe esta celebración. Abría que esperas hasta el 1983 cuando los carnavales de Huelva resurgen nuevamente. Hoy, después de veinticinco años desde su renacer se ha convertido en el segundo carnaval más importante de toda Andalucía. 

Actualmente al concurso de agrupaciones, celebrado en el Gran Teatro de la ciudad, acuden grupos de la capital, la provincia y toda Andalucía batiéndose en 2007 el índice de participación con casi 70 agrupaciones.

carnaval de huelvaEl carnaval de Huelva, se inicio con la celebración  por sus calles, era costumbre, desde el mes anterior a las fiestas, dar bromas pesadas,  donde las gentes de la ciudad salen a la calle para realizar juegos entre los caballeros y las criadas de la ciudad, donde las mujeres buscan molestar a los hombres, corriendo detrás de ellos para quitarles alguna prenda, donde iban a las confiterías y cambiaban estas prendas por golosinas,  y los hombres tienen que esquivarlas, por la noche cambiaban los papeles y eran las mujeres las que tenían que escapar de los hombre. Mientras las señoritas mejor educadas, se colocaban unas en las ventanas, y provistas con un guante lleno de serrín o de arena, atado a un palo, molestaban a los caballeros que pasaban por debajo, y otras en los balcones, con saquitos de tierra atados a cuerdas, los dejaban caer sombre los transeúnte, produciendo en ocasiones fuertes daños en las cabezas de estos. Siendo los  tres días de carnaval, domingo, lunes y martes, cuando las bromas más se desbordaban llegando al frenesí de la locura.

Más tarde se fueron mejorando esas costumbres tomando la fiesta un carácter más culto, las comparsas de estudiante, marineros y mujeres recorrían las calles de la ciudad cantando coplas alusivas, a veces con temas políticos, provistos de guitarras y flautines, naciendo la figura de el dios Momo, que salía  en una carroza adornada suntuosamente y rodeado con sus locos servidores, con trajes muy vistosos y desde  los balcones se arrojaban papelillos de colores y confetis.

Anuncios publicitarios

También recorrerían las calles de la ciudad otras varias comparsas de estudiantes, marineros y mujeres, unas con guitarras y flautines, otras con trombones y las últimas con panderetas, cantando coplas alusivas a lo iban representando y, a veces, picaban en asuntos políticos.

Pero terminada la fiesta del Carnaval y entrada ya las gentes en plena Cuaresma, después del Miércoles de Ceniza, en el que nos recuerda la iglesia que somos polvo y en polvo nos hemos de convertir, vuelve a reproducirse la función pagana con igual locura. Su única diferencia consiste en que por la noche suele haber algún baile y al final de este se rompe la piñata llena de confituras. El Carnaval en esencia, siempre fue lo mismo: desenfreno y diversión.

Durante el siglo XIX, se celebraba con agua, haciendo una batalla de agua por las calles, donde los hombres iban subidos a las carrozas, y junto a barreños de aguas y jeringas, donde llenaban de agua a los mirones que se asomaban a los balcones.

carnaval de huelva bandasYa en este tiempo se empiezan a registrar las primeras agrupaciones musicales, donde junto a los estilos tradicionales de Andalucía, como es la comparsa, chirigota, eran las principales a la que se le suma la Murga, muy poco habitual en el mismo concurso en el resto de carnavales, aquí es considerado un estilo más y está totalmente integrado tanto en el pasado como en la actualidad. Los inicios de las agrupaciones se remontan a cuando desfilaban por las calles los grupos de estudiantes, mujeres y marineros que compartían sus coplas mientras paseaban por las calles con sus guitarras y panderetas.

La guerra civil paró el carnaval de Huelva, y esto le dio un golpe mortal para su fama, donde hasta el 1983 no se volvió a iniciar el concurso de agrupaciones, ni se volvió a desfilar por las calles, lo que hizo que perdiera su protagonismo e importancia en España a favor de Tenerife y Cádiz.

En 1983 en un intento de volver a sus orígenes, se refunda el nombre del carnaval y pasa a llamarse Carnaval Colombino, su nombre original, además de iniciarse de nuevo el concurso de agrupaciones en el Gran Teatro, volvieron los pasacalles y la animación de la calle, también volvió La Choquera Mayor, que es el apodo que tienen los onubenses, y las damas de honor, tanto de mayores como de infantiles.

Declarad de interés turístico nacional en el año 2003, ha sufrido un gran auge gracias a los carnavales que se celebran en los pueblos cercanos como Isla Cristina, donde atrae cada año a muchas de las mejores agrupaciones de toda Andalucía, y el aumento de la notoriedad de su concurso de carnaval, donde en recientes ediciones se alcanzó el record de 70 agrupaciones participantes.

El pregón inicia las fiestas populares una vez terminado el concurso de agrupaciones, durante esta semana se hacen múltiples actos por toda la ciudad, centrándose en la diversión y pasar un buen rato entre todos los turistas y residentes de Huelva, donde cada año el número de visitantes ha ido subiendo convirtiéndose así la segunda ciudad más visitada en carnaval después del Carnaval de Cádiz, referente mundial en esta celebración y en su famoso COAC, concurso oficial de agrupaciones.

Anuncios publicitarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *