Carnaval de Las Tablas

Anuncios publicitarios

Carnaval de Las Tablas

El Carnaval que se celebra hoy en día en Las Tablas, Panamá, tuvo sus inicios en la década de los 50, con un origen muy significativo.

Las Tablas es la ciudad más poblada entre todas las que se encuentran al sur de Panamá. Aunque no se sabe con exactitud el momento de su fundación, la tradición indica que fue establecida por el marinero español Don Gil Jacinto de Barahona, a finales del siglo XVII.

El carnaval de Las Tablas, tiene más de 50 años de celebración y un origen muy particular, de acuerdo a documentos escritos por un sacerdote tableño en 1935: esta fiesta pagana tiene un origen religioso toda vez que hace más de 200 años existían dos poblaciones, una denominada La Ermita de la Santa Cruz y Calidonia, como herencia propia de la colonización española, la población tableña era y lo sigue siendo, fervientemente religiosa, por lo cual se disputaban la celebración de dos patronales diferentes, una el 3 de mayo Día de la Santa Cruz y la otra el 20 de julio, fiesta de Santa Liberata o Santa Librada. Ambos bandos dirimían sus diferencias y se reunían en grupos los cuales denominaron “Tuna” y por la geografía del poblado se hacía entre los de la parte de arriba y los de la parte de abajo, de allí los nombres de Tuna de Calle Arriba y Tuna de Calle Abajo.

carnaval de las tablasLa particular modalidad de celebrar el carnaval con dos tunas o bandos es lo más singular de estos festejos y su especial fuente de animación. Tuvo como origen el contrapunteo entre los devotos de la Santa Cruz y los de Santa Librada, grupos contendientes que en tan pequeño poblado pugnaban por imponerse y que en sus respectivas procesiones de culto salían a las calles de la villa a «echarse puyas». Fieles a la tradición hispánica, los feligreses de la Iglesia de Santa Librada se organizaban en «tunas» o «estudiantinas» y cantaban picantes coplas a sus contrarios, lo que no pocas veces concluyó en reyerta. Al fin y al cabo, la Santa Librada terminó siendo elegida patrona del pueblo, pero la tradición de echarse puyas permaneció año tras año, en Semana Santa. Fue, se dice, cuando llegó por allí un Obispo de severa línea y prohibió estas prácticas en tan sublime momento, pero que conciente del arraigo de la tradición, ordenó que se trasladasen las tunas para unas fiestas cardenalicias del mes de febrero, hasta entonces bastante poco lucidas. Estas con el tiempo se convirtieron en el Carnaval de Las Tablas, el más importante de Panamá y considerado por muchos entre los más vistosos y alegres de América Latina y el Caribe.

Las Tunas se dividían en Tuna de Calle Arriba y Tuna de Calle Abajo, es por esto que cada Tuna convocaba a los integrantes que iban a participar esta celebración, para luego pasear a las muchachas más lindas de la ciudad, con el fin de ser exhibidas junto a bellas tonadas que iban en apoyo a su bando y en contra de las tunas opuestas. La rivalidad entre las tunas de Calle Abajo y Calle Arriba, los culecos o mojaderas y el toque de murgas y tamboritos son algunos de los elementos a los que debe su éxito el Carnaval de Las Tablas; junto a la hospitalidad de sus pobladores, su alegría, la belleza de sus mujeres, la seguridad y el esplendor propios de lugares donde vivir es una verdadera fiesta.

carnaval de villa de los santos 1A pesar, de que eran escogidas las reinas del pueblo, fue en la década de los 50 cuando comenzaron a ser electas las reinas de ambas tunas, además, se inició la costumbre de lanzar agua limpia o jugar al “Culeco”; al año siguiente, ya ambas tunas tenían actividades muy similares, y se dio inicio al conocido y actual Carnaval de Las Tablas. Ésta celebración al igual que muchas otras, se vieron interrumpidas un par de años, en distintas décadas, por sucesos políticos y nacionales de gran importancia, además de, la aparición del virus Hanta, en dicha región.

Pero muchísimo antes de todas estas celebraciones, hay testimonios que dan certeza de un Carnaval celebrado en el año 1895 con reina y carro alegórico, es cual fue diseñado por Antonio Chambonett. La reina de esta celebración, dicen que fue la Srta. Petra Díaz Velazco, quién tenía su vivienda en calle abajo.

La caravana dirigida con el carro alegórico, era un barco, el cual “encalló” en la casa de Pablo Alba y en la Casa de Pedro José Molina, y por más esfuerzos que se hicieron, el barco no movía ni un centímetro para adelante o para atrás, y la carreta donde se transportaba al carro alegórico, quedó sin ruedas; y posteriormente, la barca se derrumbó, y las flores que se encontraban dentro del barco, quedaron esparcidas por toda la calle.

Esta una de las historias que se cuentan acerca del Carnaval de Las Tablas, en donde se ve una rivalidad apasionada, que ayuda a representar la importancia que tiene esta festividad religiosa para los ciudadanos de Las Tablas; así como la celebración y reverencia que se le hace a la Santa Liberada, patrona de esta ciudad panameña.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *