Carnaval de Madeira

Carnaval de Madeira – Carnaval en la playa

El carnaval de Madeira se ha iniciado tradicionalmente con la fiesta de los compadres. Celebrada en Santana, donde se lleva un desfile de carrozas acompañado por grupos de amigos que van disfrazados para tal evento.

El ambiente se ameniza por numerosos cómicos que acompañan a los grupos al que después de terminar la comida en el campo, vuelven a la ciudad para martirizar a un muñeco que ponen en la calle. En él se pagarán las frustraciones y será insultado y golpeado hasta que finalmente sea quemado.

 

Las fiestas oficiales del carnaval de Madeira comienzan el sábado, donde se celebra el primero de los dos desfiles principales que tienen preparados para esta fiesta. Este primer desfile es el oficial, por lo que la estructura está previamente fijada, los grupos de samba están más organizados y siguen un recorrido oficial. No por ello se pierde un ápice de la magia del momento, donde se pueden ver las mejores coreografías de la zona en un desfile que está a la altura que muchas ciudades de Europa.

Este desfile pasa por las calles del Funchal hasta terminar en la Plaza Municipal, allí, se hará entrega de los premios del carnaval así como se dará paso a diferentes actuaciones musicales para la gente allí congregada. Debido a la cantidad de personas que van a esta plaza, se hacen conciertos y actuaciones paralelas en muchas plazas y locales de la ciudad, lo que diversifica las aglomeraciones de gente y además anima a toda la ciudad.

Carnaval de Madeira

 

El segundo desfile clave de los carnavales de Madeira es el que se realiza el Martes de Carnaval, este carnaval será todo lo contrario al que se pudo disfrutar el sábado, donde en este caso prima la locura y la diversión, donde cada persona que quiera puede participar en él. Las agrupaciones van más a destiempo pero más divertidas, ya que todo sigue un orden dentro de la locura que pueda parecer.

Este desfile es uno de los preferidos por los más jóvenes donde la mayoría de ellos participan con sus propias carrozas, de dimensiones más reducidas que las oficiales y peor fabricadas, pero con la misma ilusión para poder sentirse parte del carnaval. Este desfile acaba en la Plaza Municipal donde se seguirá con una macro-fiesta muy divertida hasta bien entrada la noche.

Los días que no hay desfiles oficiales no quiere decir que no haya fiesta, ni desfiles, los hay y en gran número, ya que las numerosas agrupaciones que pueblan el carnaval organizan diferentes desfiles por los barrios de la ciudad en los cuales la mayoría termina pasando por el centro en un recorrido un poco aleatorio, encontrárselos mientras se corre la ciudad es muy divertido y se corre el riesgo de que se quiera unir a ellos en su alocado recorrido.

Los pasacalles son bastante buenos, donde igual te encuentras a una charanga como a una escuela de samba como a otros que van con altavoces, es realmente divertido verlos cuando se juntan y comparten cada uno de su estilo para contribuir a la magia del carnaval de Madeira.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *