Carnaval de Murcia

Anuncios publicitarios

Carnaval de Murcia

La fiesta del Carnaval que tradicionalmente se conoce en la Región de Murcia es consecuencia de aportaciones procedentes de otras civilizaciones que han sido asumidas y rediseñadas con tintes propios, hasta el punto de encontrar muchas similitudes entre este tipo de celebraciones y otros festejos regionales característicos.

El sentimiento carnavalesco era algo ya latente en la Cartagena de los siglos XVIII y XIX. Tradicionalmente, en los días previos a la Cuaresma, muchos hombres salían a las calles con el único propósito de divertirse y desquitarse de la rutina diaria, antes de que los cuarenta días previos a la Semana Santa les impusieran el rigor y la austeridad propios de ese tiempo. Fue sobre todo en la segunda mitad del XIX cuando este sentimiento festivo tan especial quedará para siempre inmerso en la tradición popular.

La ruptura con el quehacer diario de los hombres y mujeres de aquella época suponía un motivo de ilusión y alegría entre la sociedad. Las fiestas de Carnaval servían además para hacer olvidar durante un tiempo los condicionamientos sociales. Solía ser frecuente en estos festejos el intercambio de roles, haciendo ricos de pobres y pobres de ricos, de ahí también el fenómeno del travestismo tan característico de estos festejos.

carnaval de murciaSi volvemos hacia atrás en el tiempo, al pasado carnavalesco, se podrían ver las murgas que recorrían la ciudad con cánticos populares y letras irónicas que desataban la sátira social, aspecto innato en las celebraciones de Carnaval, donde toda la ciudad disfrazada salía a las calles a divertirse y a lucir sus trajes.

Antiguamente las formas, modelos y temas tratados en los desfiles de disfraces eran mucho menos variados que en la actualidad. Predominaban entonces los que se vestían de huertanos, frailes, o el típico dominó, recursos muy típicos entre los vecinos. También los míticos personajes retratados por el Arcipreste de Hita encarnan el significado de las fiestas de Carnaval, representantes de la despedida alegre y desenfadada de un tiempo que da paso a la sobriedad y el recogimiento de la Semana Santa.

No faltaban los habituales puestos que adornaban las calles dándoles el tono festivo idóneo para el momento. Las casetas de buñuelos, juguetes y perfumadores solían ser las más concurridas.

Se recuerda con especial entusiasmo las luchas con serpentinas y confetis que le daban vida a la fiesta. Las mujeres a lo largo de todo el año iban guardando  las cáscaras de huevo que llegado el tiempo de Carnaval, se rellenarían de confeti con el pensamiento de que sirvieran de munición para estas batallas llenas de color.

Tras la Guerra Civil de 1936, desaparacieron  las fiestas de Carnaval, prohibidas por las autoridades. Será ésta una época en la que se vería peligrar la permanencia de los festejos, quedando truncado el profundo arraigo que estas fiestas habían conseguido. Durante más de medio siglo en Cartagena no se oyeron las coplas que alegremente se cantaban en época de Carnaval, ni las simpáticas críticas que se pregonaban, ni tampoco se vio disfraz alguno por las calles que se saliera de la rutina cotidiana.

La reaparición del carnaval en Cartagena en el año 1981 supuso un momento para los cambios e innovaciones tanto en la programación de los actos como en su organización. Los aires renovadores con los que la Comisión del Carnaval creada asumió la nueva etapa festiva hicieron colocar el Carnaval de Cartagena entre los más destacados de la Región de Murcia, llegando a recibir la distinción de Fiesta de Interés Turístico Regional.

carnaval de murcia desfilesEl carnaval de Murcia es un momento de alegría y diversión entre todos los vecinos y los turistas, que cada vez son más, amenizado todo por las charangas, comparsas y diferentes agrupaciones vecinales que no quieren perder la oportunidad de disfrutar de estas fiestas junto a sus seres queridos y amigos.

Aunque ensombrecida por los carnavales de las pedanias que limitan con Murcia, está no se queda atrás en espectacularidad y actividades, dando así un nuevo enfoque para intentar revitalizar un carnaval de Murcia que año tras año perdía adeptos en favor de las otras poblaciones de la región.

Tras los tradicionales actos protocolarios de la festividad, como la elección de reina y don carnal de la fiesta, también se procede a la lectura del pregón desde la plaza del ayuntamiento, donde cada año, un famoso es encargado de leerlo y dar así comienzo las fiestas oficiales del carnaval de Murcia.

El sábado está dedicado casi en exclusiva por la mañana para el público infantil, donde hay numerosos talleres y obras de teatro adaptadas para niños, donde se les pide que desde por la mañana ya lleven sus disfraces puestos, ya que hay multitud de premios para los que vayan disfrazados a estos actos.

Por la tarde se disfruta del clásico desfile, donde tanto mayores como niños salen con sus mejores disfraces para recorrer las calles de la ciudad, las charangas abren las comitivas de las carrozas donde cada comparsa y peña hacen buena gala del ingenio y de la gracia que caracteriza a estas fiestas, contribuyendo así a un tiempo de alegría y diversión para todos.

Por la noche también se tiene pensada como seguir la fiesta, y es mediante conciertos de artistas de gran talla internacional que deleitará al público más joven, el cual puede continuar la fiesta en las numerosas carpas y bares que se suman al evento, donde la decoración está muy cuidada y lista para la fiesta que se le espera.

El entierro de la sardina

Los orígenes de esta festividad se remontan al año 1851 cuando un grupo de estudiantes murcianos, entre los que se encontraban el poeta José Selgas y los futuros presidentes del Casino de Murcia, reproducen las Mascaradas que habían visto en Madrid. Esta reproducción tenía lugar la última noche de Carnaval, en la que recorrían las principales calles. El desfile lo realizaron con capuchones negros, hachas y un féretro con la sardina y terminaban quemándola ante la expectación general. Así fue como nación el antecedente del Entierro de la Sardina

carnaval de murcia mascarasEl entierro de la sardina es una fiesta “pagana”. Se trata de una tradición practicada también en otros lugares de España, de tintes carnavalescos. Consiste básicamente en una parodia en la cual se simula el paso del entierro de una sardina por las calles de la ciudad. Esta tradición tenía que ver con la prohibición de comer carne durante el tiempo de cuaresma, y el entierro simboliza el paso a un periodo de libertades, de hacer todo lo que normalmente está prohibido, una mascarada en la que cada uno escapa a la cotidianidad de la rutina, y el Entierro de la Sardina, de algún modo, se acoge a esa tradición carnavales. En otros lugares, la sardina se lanza al mar para garantizar la repetición del carnaval al próximo año, pero en Murcia también sucede en la tradición vasca, la sardina es quemada. El entierro de la sardina es como en todos los lugares el que pone fin a estas celebraciones, donde la gran maqueta de la sardina viene precedida por una multitud de personas que quieren darle el último adiós, la vestimenta es de lo más variada, donde se puede ver a las clásicas plañideras vestidas de riguroso luto y mantilla acompañando la carroza en la que la sardina, como a mucha gente aún disfraza, que quiere dar el último adiós de la forma más peculiar.

Este entierro está declarado de interés turístico nacional, ya que cada año ha ido mejorando y cada vez atrae a más visitantes de todos los puntos de España que se quieren sumar al último día de fiesta de los carnavales de Murcia.

Desde el ayuntamiento va sumándose el esfuerzo para que cada año sea la fiesta más grande y mejor, dotando de grandes premios a las agrupaciones que se disfracen para estas fechas y colaborado en todo lo necesario para que tanto bares, restaurantes y las asociaciones vecinales, puedan tener todos los recursos necesarios para adornar y ambientar sus lugares para que el carnaval de Murcia sea reconocido internacionalmente.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *