Carnaval de Zaragoza

Anuncios publicitarios

Carnaval de Zaragoza – Desfiles y tradición

Zaragoza cuenta con una gran tradición de hermanamiento entre sus gentes y por tanto, las fiestas populares que allí se celebran reciben el calor y la colaboración de toda la población que siempre busca un buen momento para pasar un buen rato con la familia y amigos.

El Carnaval en Zaragoza es un evento muy querido entre sus gentes, donde su solera y antigüedad se conoce desde el siglo XIX, donde siempre ha sido un punto marcado en el calendario para desatar el divertimento antes de la cuaresma.

En Zaragoza ha existido una tradición muy arraigada de celebración del Carnaval. Este fue prohibido durante los años de la dictadura y fue recuperado en 1980, cuando el Ayuntamiento de Zaragoza decidió que las calles volviesen a llenarse con la alegría festiva de la victoria efímera de Don Carnal sobre Doña Cuaresma.

carnavales zaragoza fiestaEl Carnaval comienza con el Jueves Lardero, que en tiempos se celebraba con comidas campestres, en las que no faltaba la carne, ya que llegaba el tiempo de Cuaresma durante el cual su consumo estaba vetado. Novilladas y bailes de máscaras completaban el panorama festivo de esta jornada. Por su parte el Sábado de Carnaval es el día del desfile, donde la sátira y la ironía hacen de las calles de la ciudad su escenario festivo. En Zaragoza el Carnaval se celebra en unas fechas alrededor del domingo anterior al Miércoles de Ceniza; esta fiesta cuenta con una serie de personajes tradicionales que se han recuperado después de caer en el olvido. Los estudiantes elegían al Rey de Gallos, alguien que fuese chistoso o les hiciese reír; el Conde Salchichón es un noble que, con su generosidad sufraga los gastos de la fiestas. Otros personajes populares son el Carnestolendas o la Mojiganga.

El Sábado de Carnaval el protagonismo es de las pequeñas que organizan con el Ayuntamiento el Carnaval de adultos, con un gran desfile ciudadano. Y el Domingo de Carnaval el protagonismo es de los niños.

La llegada de la democracia a España trajo consigo el levantamiento de la prohibición del carnaval de Zaragoza, donde en 1980 se volvió a instaurar para la felicidad de la población, y además con ello trajo consigo el volver a recordar las viejas figuras tradicionales que recorrían las calles durante el periodo de carnaval, como son la mojiganga, el rey de los gallos o los tradicionales Don Carnal y Doña Cuaresma, todas esas figuras recuperadas de antes de la guerra civil ha sido orquestado por la junta de festejos para que las nuevas generaciones no pierdan el pasado cultural que una ciudad como Zaragoza tiene.

El carnaval de Zaragoza concentra sus actos en el fin de semana propio del carnaval, empezando el jueves por la tarde con la clásica verbena y el reparto entre los asistentes de productos cárnicos regionales, donde además de agasajar a los visitantes, se pone en valor los productos locales.

El viernes se dedica a exposiciones y conciertos de grupos locales, donde tanto el público mayor como el juvenil comienzan a ambientar y dar color a las calles con los disfraces elegidos, pero los principales protagonistas son los niños, donde hay actividades para ellos, conciertos infantiles y pasacalles hacen pasar a los más pequeños del lugar una tarde increíble, aunque el plato fuerte se reserva para el fin de semana, donde el sábado por tradición es uno de los días más importantes del Carnaval de Zaragoza.

Todas las comparsas de la ciudad se dan cita en la plaza de San Miguel de donde parten formando la gran cabalgata del carnaval de Zaragoza, donde desde las carrozas, animan y regalan caramelos y dulces a los más pequeños para que se unan a la fiesta que acaba en la Plaza del Pilar, allí, en las carpas que habilita el ayuntamiento se continua la fiesta hasta la verbena popular que se traslada a otras de las plazas acondicionadas por el ayuntamiento, situada en el Parque de las delicias, donde se podrá seguir la fiesta hasta altas horas de la madrugada.

El domingo suele ser un día familiar, donde la población juvenil no suele asistir a los actos que se ofrecen por la mañana del domingo en la plaza del Pilar, desde allí, se ofrecerá el pregón del carnaval de Zaragoza, alternándose entre personajes públicos y otros más divertidos, hace poco le tocó el turno al Conde de Salchichón y a la Mojiganga.

Una vez que termina el pregón, se suma a la fiesta que se celebra en la misma plaza del pilar, donde distintos grupos que vienen desde distintas partes de España ofrecen sus actuaciones y obras de teatro de humor ante el publico allí congregando, donde durante más de 2 horas hacen pasar un buen rato al respetable, una vez acabado el acto, se dan por terminadas las celebraciones del Carnaval de Zaragoza, aunque a lo largo del día, tanto las carpas como los bares de la zona siguen abiertos para que pueda alargase la fiesta unas horas más.

No podemos olvidar los personajes principales del carnaval de Zaragoza, donde durante toda la celebración está recorriendo las calles, con su séquito buscando hacer bromas, pedir limosna o simplemente haciendo reír a todo el que encuentre a su paso.

carnaval de zaragozaFiguras representativas del carnaval de Zaragoza

El Rey de Gallos

El orígen de esta figura se remonta a los inicios de la Universidad de Zaragoza, cuando los alumnos del Estudio General de Pedro Cerbuna elegían a alguien chistoso o que hiciera reír. A este elegido se le investía con la dignidad del llamado Rey de Gallos, un personaje al que se le da rienda suelta en Carnaval tras pasar todo el año en cautiverio.

La elección de la figura del gallo era un costumbre muy extendida, este animal ha estado presente en los carnavales por tratarse, según algunos autores, de un animal lascivo. Su muerte, en algunos lugares se entierra un gallo vivo y los muchachos tratan de cortarle el cuello, se interpreta como un símbolo de superación de las pasiones humanas. Por otro lado en muchas ciudades se celebran, en fechas cercanas al Miércoles de Ceniza, corridas de gallos o peleas durante las que se eligen al “rey del carnaval”.

La Mojiganga

Es una de las formas de diversión pública más importantes dentro de las fiestas de carnaval, y hasta muy entrado el siglo XIX. En las fiestas celebradas con motivo de la venida de Carlos IV a Zaragoza en 1803 se la define como comparsa por estilo ridículo, de varias parejas a caballo, y de las diversiones más antiguas en este Reino. La antigüedad le viene determinada porque era una de las tradiciones que se acostumbraba a realizar en las coronaciones de los Reyes, cuando se realizaba esta ceremonia con gran pompa, magnificencia y solemnidad en Zaragoza.

La Mojiganga es un personaje que encarnaba el papel de la antigua corte que había en la localidad, pero de aspecto descuidado, algo olvidadiza y muy irónica y ridícula a partes iguales, es uno de los personajes más queridos en el carnaval.

El conde de Salchichón

Es otro de los más queridos por el pueblo, ya que representa a la parte de la nobleza que si ayudaba al pueblo, sufragando de su propio bolsillo los gastos de las fiestas del Carnaval de Zaragoza, camina por las calles de la ciudad de la mano de sus plañideras que le van anunciando cada vez que llega a una plaza, o se junta con otros personajes del carnaval o incluso con los propios turistas, lo que hace que sea una experiencia muy interactiva y divertida para todo el mundo.

Este personaje tradicional es el anfitrión del carnaval infantil, debido a una penosa represión ocurrida allá por los años cuarenta, el Conde de Salchichón y sus congéneres fueron expulsados del corazón de los zaragozanos. Pero unos cuantos años más tarde, en 1984 para ser exactos, el Conde de Salchichón, adlátere de su majestad carnavalesca Don Carnal, volvió a nuestra ciudad de la mano de la PAI, y ante la buena acogida que tuvo entre los chavales zaragozanos decidió quedarse entre sus roperos e instaurarse como el rey del carnaval infantil.

carnavales zaragozaEl Caballero de la hornilla

Es un ser que busca los placeres de la vida, se le puede ver junto a su séquito en terrazas comiendo y disfrutando de los placeres de la buena comida, si tienes suerte te invitará a comer y sino, te tocará pagar su parte, este es uno de los “ nuevos “ personajes que se introdujeron en 1982, estaba prácticamente perdido en el tiempo pero diferentes asociaciones culturales amantes del carnaval de Zaragoza lo han rescatado del olvido permitiendo así que siga en la cultura e historia del lugar y de las celebraciones.

Carnestolendas

El personaje Carnestolendas fue, hasta la recuperación del Carnaval en 1981, un gran desconocido para los zaragozanos dado que durante casi cincuenta años esta fiesta había estado prohibida. La misión principal de este hombre de curioso atuendo es la de animar a todos los ciudadanos a disfrutar de los placeres y la diviersión en los días que dure la fiesta. En su recorrido por las calles de Zaragoza le acompaña una comitiva de plañideras y lloronas a las que siguen unos pajes y un grupo de mascarutas.

Por último, los personajes más populares y conocidos son Don Carnal y Doña Cuaresma, son los más habituales en todos los carnavales del mundo, pero no por ello pierden su importancia en esta fiesta. Representan las dos tendencias naturales que tiene el ser humano, la primera de divertirse y disfrutar de la vida, sin importarle el mañana ni lo que piensen de él, la otra, más conservadora, representa el tiempo que está por venir, la moderación y el recato que tiene que tener todo ser para estar en paz con uno mismo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *