El Carnaval Dominicano

Anuncios publicitarios

El Carnaval Dominicano 

El Carnaval Dominicano es una de las tradiciones más coloridas y celebraciones más alegres de la República Dominicana. En el mismo participa todo el pueblo, que se lanza a las calles a disfrutar, compartir y celebrar con alegría es una celebración en la que se toman como elementos principales y de gran importancia, los atuendos y disfraces, ya que según la región, se toman en cuenta distintos elementos para su elaboración, así como las tradiciones africanas traídas con el Nuevo Mundo, sus costumbres y ropajes, donde la celebración del tradicional carnaval que precede a la cuaresma se encuentra entremezclada con la conmemoración de la Independencia Nacional. Se produce desde la colonia, en víspera de la cuaresma cristiana, cuando los habitantes de Santo Domingo se disfrazaban como un remedo de las carnestolendas europeas.

La celebración del Carnaval tiene su origen probable en fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el Dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto.

En la celebración del Carnaval Dominicano se aprecia, en particular en los atuendos y disfraces, una mezcla muy variada por regiones de elementos y tradiciones africanas traídas por los esclavos transportados al Nuevo Mundo y las costumbres y ropajes europeos de sus amos y colonizadores. En los festejos populares de las calles participan todos los miembros de la sociedad, trasladándose algunas personas de una localidad a otra y viajando cientos de kilómetros para participar de las distintas costumbres del carnaval en cada región.

El Carnaval Dominicano diabloSi desde el siglo XVI «hubo máscaras en la ciudad de Santo Domingo», lo cierto es que la tradición colonial creció con las gestas republicanas del 27 febrero de 1844 y del 16 agosto de 1865, al punto de que casi desde entonces nuestros carnavales se celebran en estas fechas, no importa si se encuentran fuera de las carnestolendas y por lo común ya dentro de la propia cuaresma, por lo menos la primera.

Se caracterizan, en este tipo de celebraciones, “Los Diablos Cojuelos” . El diablo era un personaje importante en el contenido de los Autos Sacramentales, obras de teatro que se representaban durante la Edad Media en España. En estas obras el diablo era representante del mal, el cual simbólicamente, siempre era derrotado por el bienquienes destacan por sus trajes cubiertos de cascabeles, espejos y cencerros, que tienen el fin de ridiculizar a los señores medievales, y otro tipo de vestimenta características netamente africanas, que le dan un toque muy único al Carnaval Dominicano.

Aunque  El Diablo Cojuelo no era un diablo, ni siquiera era un diablo para meter miedo o para tentar a la gente o empujarla a pecar. Por el contrario, este diablo introdujo el bullicio, la travesura, el baile, la alegría y esto hizo que el carnaval se convirtiese  en una festividad alegre, libre, sin inhibiciones, tomando simbólicamente a este diablo cojuelo como un personaje central. Era un demonio travieso y juguetón que colmó la paciencia del mismo diablo y este lo arrojó a la Tierra, lastimándose una pierna al caer, quedando cojo o “cojuelo“.

El carnaval se transforma a partir del presente siglo, sobre todo a mediados, con los cambios socio-económicos-políticos-urbanos de la ciudad, donde el pueblo surgirá como un protagonista fundamental.
Mientras en la calle el Conde y los clubes privados se va a expresar el carnaval de las élites europeizadas, el Parque Enriquillo va a convertirse en el centro del carnaval popular, de donde van a surgir una rica variedad  de personajes esenciales para su celebración, estos son:

Califé: Este es un poeta encargado de la crítica de cada personaje político, social o cultural que se le ocurra, se ve por lo general, vestido con una camisa blanca, y un frac y sombrero negros.

Se Muere Rebeca: Esta es una madre desesperada que va llevando en brazos a su hija enferma, en representación de una muñeca, y va gritando por todo el camino, seguida de un coro  que le va respondiendo a sus gritos.

Los Africanos: son personajes que van de negro, con aceite y carbón en la piel, imitando a los negros esclavos.

Los Indios: Estos son habitantes que van imitando a los antiguos indios que vivían anteriormente en la isla; van desfilando con plumas, arcos y lanzas. De aquí se origina una obra teatral que se va desarrollando en el transcurso del desfile.

La Muerte: Viene siendo la representación de la muerte, disfrazado con mascara y traje, acompañado de los Diablos.

Los Monos de Simonico: Esta es una comparsa con varias personas disfrazadas de monos, con trajes de flecos

Los pirulíes: Vienen siendo únicamente, niños disfrazados de indios con trajes fabricados con flecos de coco.

El Carnaval DominicanoLos Alí Babá: Son comparsas que llevan característicamente, una coreografía sincronizada, representando a motivos orientales.

Los Platanuses: Son personajes que se visten con hojas de plátano y llevan en la cara una máscara hecha de higüero.

Las Marimantas: Son personajes cubiertos de ramas verdes, con la cara cubierta con una máscara de cuero de vaca, y en la cabeza, llevan un caparazón como representación a una guarida para el comején.

El Doctor: lo personifica un sujeto pintado de varios colores y manchada con carbón, con cáscara de naranja y un maletín, recorriendo el desfile, buscando a quién curar, sobre todo si se trata de una mujer.

Los Travestis: Es el personaje más común y alegre del carnaval, y se refiere a los hombres vestidos de mujer, recorriendo el festival del Carnaval Dominicano.

Los Galleros: Estos son dos campesinos que deciden jugar a los gallos en plena calle donde se desarrolla el desfile, y mientras va la pelea, llega un hombre policía destruyendo el juego y queriendo apresar a ambos campesinos. Suele ser una muestra de teatro muy divertida y carnavalesca.

Las comparsas son grupos de baile que escogen un tema tradicionalmente festivo o alegórico a cosas típicas dominicanas, organizando una presentación de música, baile y color que da vida a los animados desfiles de carnaval. La mayoría de las canciones, disfraces y motivos de las comparsas desaparecieron durante la primera ocupación norteamericana ya que prohibieron esas actividades, y fueron los clubes sociales los que empezaron a celebrar competencias de comparsas, premiando a las mejores presentaciones. Así, el carnaval con sus comparsas se convirtió en una actividad “aristocrática”, quedando para el pueblo apenas algunos tipos de personajes, pero en la actualidad, las comparsas han “abandonado” parcialmente los clubes haciendo sus presentaciones en las calles e influyendo sobre la manifestación del carnaval. En los carnavales modernos más concurridos, prácticamente no hay Diablos Cojuelos individuales sino que están agrupados en comparsas, cuyos miembros llevan disfraces idénticos. Ya el baile dejó de ser parte fundamental de estas nuevas comparsas.

Algunas de las antiguas comparsas, que ahora forman parte de nuestro folclore, eran:

  • La Negrita Conga, con ritmos y bailes típicamente cubanos y la ropa que se usaba era muy alegre y se buscaba incitar a la risa a todo el que la contemplara.
  • El Caimán, que era una Parranda que aunque vino de Cuba parece tener un origen venezolano ya que se representaba un caimán y llaneros.
  • Baile de la Culebra, También de origen  cubano, traído de los  emigrados en el último tercio del siglo 19.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *