Historia del carnaval

Anuncios publicitarios

Historia del carnaval

Conocemos del carnaval su origen, el cual se sitúa en el arco temporal de la edad Antigua, en una ubicación que no queda del todo clara, Egipto, Grecia o el Imperio Romano son sus principales candidatos, siendo éste último el lugar desde el que parece que se extendió al resto del mundo, dejándonos también como legado la propia palabra “carnaval” del latín “carne-levare” (abandonar la carne), también como punto en común entre estos lugares es que se trataba de fiestas paganas si nos fijamos en los cánones cristianos, pues estaban dedicadas a diferentes divinidades cada una con su significado y celebración concreta, aunque bien es cierto que la forma romana se asemejaba mucho a lo que podemos conocer hoy día.

Si bien hemos dicho que se trataba de unas festividades paganas difundidas al resto de Europa encontramos un pequeño gran conflicto, pues a la Edad Antigua le sucede la Edad Media, por lo que la problemática la encontramos en el gran fanatismo religioso cristiano de la época en Europa, el cual se encargaba de perseguir y juzgar todas aquellas festividades, tradiciones, etc., paganas y en fortalecer las costumbres cristianas, tal vez por este último factor se cree que se fortalecieron estas fiestas durante la época y es que también es cierto que se ha heredado el tiempo de cuaresma como fin de estas fechas en la Edad Contemporánea.Si tomamos como fin el tiempo de cuaresma vemos cómo se celebraban fiestas, banquetes, bailes, eventos de diversión, con el fin de fortalecer el cuerpo para ese tiempo de ayuno que venía durante los siguientes cuarenta días (observamos quizás cierto paralelismo con el Ramadán), un largo período en el que al haber un fortalecimiento y endurecimiento de las tradiciones cristianas se hacía aún más duro su cabe, de esta manera probablemente se hacía más llevadero.

Historia del carnaval

Llegamos de esta manera a la Edad Moderna, <en la cual la herencia cristiana de la Edad Media conforme al endurecimiento de las tradiciones seguía estando patente, lo que convertiría, obviamente, a la cuaresma en un período largo y más duro si cabe. Por lo que el carnaval no desapareció, siguió estando presente, vemos como existirán aún más excesos de comida, bebida, bailes, diversión, pero con elementos no mencionados en época anterior como el libertinaje sexual, un sentimiento de desgobierno donde inclusive se podía blasfemar (curioso cuanto menos que no fuera perseguido en estos festejos), el cambio de roles entre siervo y señor, etc. Por lo que parece que el aumento de estos excesos quizás lograse calmar los ánimos entre una población que iba a tener que reprimirse mucho durante un largo período de tiempo, tal vez por esta razón la Iglesia mirara hacia otro lado cuando se le parodiaba o ante las diferentes blasfemia que deberían escuchar.

Curiosamente, en España las máscaras fueron prohibidas con Carlos I y Felipe II, siendo recuperadas posteriormente en la época de Felipe IV.

En época Contemporánea todos conocemos el resultado, siendo una tradición difundida a nivel mundial y como vemos, con muchos elementos heredados del pasado, como las fechas de su celebración, aunque como bien es conocido, no se sufre esa persecución al paganismo y no nos enfrentamos obligatoriamente a un período en el que tengamos que reprimirnos en exceso como ocurría en la Edad Media y la Edad Moderna.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *